Archivo de la categoría: Citas

Mirando a los ojos

Estándar

Me aparto para poder mirarle a los ojos, manteniendo los brazos en torno a su cintura. Él apoya las manos en mi espalda. Aunque he pasado mucho tiempo en la Tierra Salvaje, me sorprende una vez más lo prodigioso que es estar con alguien.

Nadie puede decirnos que no. Nadie puede detenernos. Nos hemos elegido el uno al otro y el resto del mundo se puede ir a la mierda.

Él alza una mano y me aparta un  mechón de pelo de los ojos.

-¿Qué va a pasar ahora? -pregunta.

– Lo que nosotros queramos -respondo. La alegría es una descarga. Podría elevarme con ella y ascender hasta el cielo.

Pademonium. Lauren Oliver.

Cita

“Cuando era pequeña creía que sabía como funcionaba el mundo, que las chicas crecían y se casaban con chicos, que los padres llevaban a sus hijas al altar, que había un orden en las cosas. Primero la gente se enamoraba, luego venía el matrimonio y luego un carrito de bebé carísimo.

Pero cuando me hice mayor me di cuenta de que las cosas no son siempre así: las chicas pueden casarse con chicas y los chicos con chicos, las madres pueden llevar a sus hijas al altar y los hijos pueden llegar antes del matrimonio.

He tardado 32 años en darme cuenta de quién quiero ser…Y lo que he aprendido es que eso lo eliges cada día. Decides quien quieres ser y con quien quieres estar.

Hay que valorar lo que ha pasado en tu vida y lo que te ha llevado donde estás… Y saber pasar página.”

Life Unexpected. Capítulo 1×13

Pasar página

Anatomía Cita 3

Estándar

No podemos fingir que no nos lo dijeron… Todos hemos oido los proverbios, a los filósofos, a nuestros abuelos advirtiendonos sobre el tiempo perdido. Hemos oido a los poetas malditos instandonos a vivir el momento….aunque, a veces, debemos escucharnos a nosotros mismos.

Debemos dejar las posibilidades de hoy bajo la alfombra del mañana hasta que no podamos más, hasta que comprendamos al fin lo que Benjamin Franklin quería decir, que es mejor saber, que preguntarse,  que despertar es mejor que dormir…y que fracasar o cometer un error enorme es mucho mejor que no haberlo intentado.

Meredith Grey (Anatomía de Grey)

Todo es Química

Estándar

Todo lo que nos rodea es fruto del trabajo constante de investigadores y científicos que han utilizado la Química para mejorar la calidad de vida del hombre. Sin las aportaciones de esta ciencia, no existiría un solo medicamento, no habría alimentos suficientes para todos ni agua potable, y la informática, la aeronáutica o las telecomunicaciones serían tan solo meras quimeras.Porque en definitiva, átomos y moléculas son la única herramienta que tiene el hombre para crear.

Enrique de las Alas Pumariño

Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE)

Texto extraído del libro “La Química en la vida cotidiana”

Historia de sentimientos

Estándar

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

– ¿Vamos a jugar a las escondidas ?

La INTRIGA levantó la ceja intrigada y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse, preguntó:

– ¿ A las escondidas? y eso ¿ cómo es ?

– Es el juego -explicó la LOCURA– en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden, y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El ENTUSIASMO bailó secundado por la EUFORIA. La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA, a la que nunca interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse, ¿para qué?, si al final siempre la hallaban, y la SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que  la idea no hubiera sido suya), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse.

– Uno, dos, tres…- comenzó a contar la LOCURA.

La primera en esconderse fue la PEREZA que, como siempre tan perezosa, se dejó caer tras la primera piedra del camino. La FE subió al cielo, y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La GENEROSIDAD casi no alcanza a esconderse; cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: un lago cristalino, ideal para la BELLEZA; la hendija en un árbol, perfecto para la TIMIDEZ; el vuelo de una mariposa, lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD; una ráfaga de viento, magnífica para la LIBERTAD. Así que terminó por acurrucarse en un rayito de sol.

El EGOISMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, aireado, cómodo… pero sólo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo de los óceanos.. (¡mentira!, en realidad se escondió detrás del arco iris). La PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO…, ¡se me olvidó donde se escondió!, pero eso no es lo más importante.

Cuando la LOCURA contaba 999.999, el AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo lo encontraba ocupado… Hasta que divisó un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores.

– ¡Un millón! -contó la LOCURA, y, comenzó a buscar.

La primera en aparecer fue la PEREZA, a solo tres pasos detrás de una piedra. Después se escuchó a la FE discutiendo con Dios en el cielo sobre Teología. Y a la PASIÓN y al DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la ENVIDIA y, claro, pudo deducir donde estaba el TRIUNFO. Al EGOISMO no tuvo ni que buscarlo; el solito salió disparado de su escondite, que había resultado ser nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed y, al acercarse al lago, descubrió a la BELLEZA. Y con la DUDA resultó mas fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado del lago esconderse. Así fue encontrando a todos: al TALENTO entre la hierba fresca, a la ANGUSTIA en una oscura cueva, a la MENTIRA detrás del arco iris… (mentira, si estaba en el fondo del mar), y hasta el OLVIDO, al que ya se le había olvidado que estaba jugando a las escondidas.

Pero solo el AMOR no aparecía por ningún sitio. La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en cada cima de las montañas y, cuando estaba dándose por vencida, divisó un rosal y pensó: “el AMOR, como siempre tan cursi, seguro que se escondió entre las rosas…” Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido en los ojos al AMOR. La LOCURA no sabía que hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó en la tierra a las escondidas…

…EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA .